El Oro: Rey de los metales

27-05-2016 | Imprimir Imprimir




Mayo 2016


El Oro: Rey de los metales

En la historia de la humanidad, quizás por su belleza, por su resistencia al paso del tiempo o simplemente por la codicia del hombre, todas las civilizaciones anhelaron tener gran cantidad de oro.




El Oro y el tiempo

De los principales metales conocidos en la Antigüedad, oro, plata, cobre, hierro, estaño y plomo, el oro ha sido considerado desde el comienzo de los tiempos como el de mayor valor por su escasez en la naturaleza, por su brillo inalterable y por su facilidad para trabajarlo, siendo duro pero a la vez maleable.

  1. En una primera etapa se asoció a los dioses y como elemento divino se realizaron objetos sagrados. También diversas piezas de joyería como: brazaletes, anillos, collares…

  2. En una segunda etapa se convirtió en un símbolo de poder y de riqueza, donde los pueblos se admiraban por su oro, e incluso llegaban a guerrear para conseguirlo. Todo este interés en este metal precioso llevo de algún modo a utilizarlo como valor de pago y con esto a la acuñación de monedas. El comercio se basó en un sistema monetario cuyo máximo valor era la moneda de oro. En esta segunda etapa podemos incluir como ejemplo la expansión del Imperio Romano, donde su estructura militar y política se utilizó para dominar tierras con altos recursos en metales (oro, cobre, plata, hierro…). En España, concretamente en la provincia de León, tenemos un gran referente “Las Médulas” que fue la mina más grande de oro a cielo abierto de todo el Imperio Romano. Obtener el control de esta explotación fue un gran aliciente para que los romanos se establecieran en España y de la que se estima extrajeron 4.677,500 Kg de oro en 160/190 años de explotación.

  3. Las Médulas

  4. En la tercera etapa, se adopta el patrón oro como sistema monetario, que fijaba el valor de la unidad monetaria en términos de una cantidad determinada de oro.

El oro es el lenguaje universal que todos los pueblos entienden. Existen muchas casualidades y curiosidades entre civilizaciones a lo largo del tiempo, Egipcios, Aztecas, Asiáticos, Griegos, Romanos… Algunos de estos pueblos no tuvieron contacto entre ellos y sin embargo tuvieron como elemento común dominar las diferentes técnicas de trabajo del Oro: martilleado para laminar, vaciado en molde abierto o cuando se requerían detalles, la técnica de fundición a la cera perdida. Esta técnica se sigue empleando en la actualidad, y casi en las mismas condiciones que hace miles de años en la elaboración de joyas.

El oro lo podemos encontrar en la naturaleza en forma metálica nativa (oro puro) o en vetas asociado a otros metales (cobre, zinc, plata, plomo….). Los científicos definen más de 20 combinaciones minerales (aleaciones naturales estables) en cuya composición entra el oro. El descubrimiento de estas aleaciones fue un paso adelante para que este metal precioso se estableciera como el metal rey. Observaron que con las diferentes aleaciones también variaba las propiedades mecánicas, como la dureza e incluso el color. Esto fue el comienzo de las diferentes aleaciones del oro.

El Electrum, es quizás la que se conoce como primera aleación de oro. Se utilizó ampliamente en la historia prácticamente desde el descubrimiento del oro como metal precioso y se encuentra de forma natural. Está compuesto por oro y plata, siendo la plata en una proporción de al menos un 20%, su color es amarillo como el oro pero con un tono un poco más pálido. Se sabe que en Egipto el oro lo relacionaban con el Sol, la plata con la Luna y el Electrum con ambos.

Pendientes de electrum s.VI a. C. GreciaTrabajar el Electrum fue el principio de una carrera de aleaciones; descubrieron que el oro nativo (oro puro 24 quilates) era más blando que el oro aleado con plata y que esta aleación era muy estable. Tiene su lógica, ya que al compartir, el oro, grupo en la tabla periódica con la plata y el cobre, presentan unas propiedades químicas parecidas. Al presentar unas estructuras cristalinas comunes, los minerales de este grupo poseen propiedades similares: son relativamente blandos, maleables y dúctiles. Como consecuencia de sus enlaces de tipo metálico son, igualmente excelentes conductores térmicos y eléctricos, tienen brillo metálico y unos puntos de fusión relativamente bajos. Por si fuera poco, se podían encontrar oro, plata y cobre en los mismos yacimientos. Los ingredientes de la receta estaban preparándose y listos para “cocinar”.

Cuando se mezclaron los ingredientes, obtuvieron lo que hoy en día se conoce como quilataje del oro, que no es más que una receta para medir la proporción de oro que hay en una pieza de joyería y de como se deduce afecta a la dureza del metal.

  • 24 quilates, equivale al 100% oro (Au). Un anillo de oro se deforma muy fácilmente al aplicarle una pequeña fuerza.
  • 18 quilates, equivale al 75% Au y 25% plata y cobre (Ag-Cu). Es el oro que se comercializa en España como oro de 1ª Ley, el que conocemos (750 o 18K). También es el que más se utiliza en Francia, Suiza, Italia, y Bélgica.
  • 14 quilates 58,5% Au y 41,5% Ag-Cu. Este oro es el que más se vende en Estados Unidos, Dinamarca, Holanda, Finlandia, Noruega y Alemania, en este último país junto al oro de 8 quilates.
  • 9 quilates 37,5% Au y 62,5% Ag-Cu. Este es el oro que más se vende en Inglaterra.

En la búsqueda por la aleación perfecta que consiguiera el color y las propiedades mecánicas deseadas, se empezaron a combinar la proporción de plata-cobre (comúnmente llamado liga) con otros metales, disminuyendo las partes de cobre, plata o ambas en la misma medida en la que aumentaba la cantidad de otros metales. Entraron en juego nuevas combinaciones en las que se incluían, cadmio, zinc, níquel, cromo…. Con el avance científico, se comprobó que algunos de estos metales en proporciones inadecuadas eran nocivos para la salud. Por ello se pensó en la obligación de regular las proporciones de metales que eran admisibles en las distintas aleaciones del oro.

Como consecuencia de todo esto y para tratar de un unificar criterios tanto en metales como en gemas, en 1926 surge la CIBJO, Confederación Internacional de Joyería, cuya finalidad es normalizar todo lo relacionado con la joyería, regulando las nomenclaturas y aleaciones.





Una vez más le agradecemos su confianza e interés.

No dude en llamarnos al 686 69 57 80 o escribirnos.

El equipo de Diamond Ibérica.






<< El Engaste II >>
 

^